Síndrome post-vacacional, todo lo que necesitas saber

Hoy es el primer día de otoño del año 2016 y para celebrarlo, le dedico esta entrada que tanta relación tiene con estas fechas de transición y vuelta a la rutina, el famoso síndrome post-vacacional. 

¿Y qué es el síndrome post-vacacional?

Se llama “síndrome post-vacacional” pero en realidad es una pequeña crisis de adaptación que puede superarse con hábitos ordenados y un reencuentro con lo que te motiva día a día. También es conocido como estrés o depresión post-vacacional, este es un concepto que se refiere a la ansiedad o presión que debemos afrontar al volvernos que adaptarnos a las tareas laborales después de un período de vacaciones.

am_79218_2122062_282357

Los especialistas dicen que no se puede considerar como una enfermedad, sino como un proceso más bien adaptativo pero que, para algunas personas, puede resultar muy difícil.

En los últimos años los psicólogos y los terapeutas, se han dado cuenta que existe un cambio en los patrones de conducta en el veraneante cuando debe ser reinsertado en su vida laboral cotidiana.

Estos cambios van desde la depresión hasta el divorcio, y han sido clasificados como “síndrome post-vacacional”. Osea que, sí, el síndrome post-vacacional existe, no es un invento.

783a41a8e7b162ab00d55002c19353ca

Algunos de los signos y síntomas que presenta el síndrome son: fatiga, taquicardias o insomnio, y dicen que lo presenta algo más de un tercio de la población en nuestro país cuando acaban las vacaciones, habitualmente durante el mes de septiembre.

Y no me extraña con los trabajos tan precarios que tenemos en España, no me extraña que tanta gente presente una ”depresión” al llegar al trabajo, y eso las personas que puedan llegar al trabajo porque habiendo tanto paro… En fin, sigamos con el síndrome.

¿Hay relación entre el síndrome post-vacacional y los divorcios?

Sí, existe una relación, y lo concluye un estudio. Según el estudio de la Universidad de Palermo (Argentina) sobre divorcios y síndrome post-vacacional, sugiere que los viajes de vacaciones no son generadores por si mismos de divorcio, sino por la expectativa que ellos generan.

No es el estrés al organizar un viaje el único aspecto que influye en los divorcios, sino lo que se llama “crisis de los ciclos vitales”, es decir, ciclos importantes en la vida de una persona. Dicen que los conflictos pre-existentes dentro de la unidad familiar, es decir, las discusiones, desacuerdos y conflictos que hubieran dentro de la familia, se agudizarían y empeoran en año nuevo y durante las vacaciones, porque son dos ciclos en la vida de una persona que cambian.

¿Cómo superar la vuelta al trabajo?

Muy pocos casos de estrés post-vacacional requieren un abordaje profesional, ya sea médico o psicológico. Para superar las molestias derivadas de esta mala adaptación al cambio de vida desde las vacaciones a la vida laboral, se recomienda seguir algunos consejos:

  • Es de gran ayuda programar el regreso a casa de manera anticipada y relajada.
  • Empezar de manera graduada la intensidad del trabajo, y abordar antes las tareas que más te gusten para permitir una mejor adaptación al trabajo.
  • Hay que mantener una actitud activa y positiva en el trabajo (o almenos intentarlo).
  • Empezar de manera gradual con la intensidad del trabajo, de menos a más intensidad, siempre intentando comenzar por las tareas más gratas.
  • Aprovechar los tiempos de descansos o de la comida para volver a alguna actividad que nos guste, para las relaciones sociales o familiares.
  • Dormir adecuadamente, alrededor de las ocho horas. El descanso para todo en la vida es muy importante, y este no va a ser un caso diferente.
  • Mantener horarios regulares tanto durante el día como en las horas de acostarse y levantarse.
  • No “llevarse trabajo a casa”, o intentarlo porque en algunos trabajos esto es difícil de hacer.
  • Practicar ejercicio físico moderado, si es posible. Todos sabemos que haciendo ejercicio se liberan endorfinas ”la hormona de la felicidad”.
  • Seleccionar aquellas actividades que podemos llevar a cabo, y delegar aquellas para las que no estamos tan preparados.
  • Plantear los problemas laborales del modo más simple y esencial posible, prescindiendo de los detalles y sopesando la esencia para encontrar las soluciones.
  • Felicitar el trabajo bien hecho de las personas a nuestro alrededor y corregir las conductas inapropiadas o negativas en cuanto surjan de modo sutil pero firme.
  • Practicar la relajación en intervalos regulares, eliminar pensamientos erróneos o ideas irracionales que puedan darnos ansiedad.

como-superar-el-sindrome-post-vacacional1

Hay un dicho muy famoso que dice ‘’es mejor prevenir que lamentar’’. Para que el estrés post-vacacional no aparezca, pueden llevarse a cabo algunas conductas que tienden a limitar su aparición.

Programa un regreso a casa de manera anticipada y relajada. Puedes estar unos días antes de volver al trabajo en casa intentando de nuevo realizar una rutina de horarios. Evitar volver justo el día anterior de primer día de trabajo, se aconseja volver mínimo un par de días antes, para poder prepararse física y mentalmente para el retorno a la vida laboral.

En el trabajo, empezar la actividad de manera progresiva, es beneficioso compartir las experiencias vacacionales con los compañeros/as del trabajo y así crear un buen ambiente y un buen inicio de la jornada.

Si aun así, notas que pasan las semanas y no ves que la situación en tu vida vaya a mejor, es recomendable visitar al médico para que él te aconseje y quizás trate alguno de tus síntomas.

¿Existe el síndrome post-vacacional en niños?

Sí, existe el síndrome post-vacacional también en niños, al igual que los adultos, los niños también regresan en septiembre a su rutina escolar.

La vuelta al cole, tras un gran periodo vacacional (aproximadamente de tres meses en España), se asocia con la aparición de episodios de ansiedad y angustia, al igual que les sucede a algunos adultos.

A veces puede durar unos días, a veces unas semanas, como en los adultos. Este proceso para muchos pediatras es normal, puesto que muchos niños se encuentran varios meses sin horarios, rutinas, sin preocupaciones, etc. siempre y cuando el síndrome no tarde en desaparecer una vez el niño vuelve a su rutina escolar.

1

Los consejos para los padres y madres, sobre todo, es ayudar a que los niños expresen sus sentimientos, y respeten el proceso. A veces los niños se encuentran mal, puesto que, el síndrome da unos signos y unos síntomas, y normalmente no saben explicarlo ni saben el porqué de su malestar.

No alimentar las preocupaciones del niño. La actitud de lamentarse porque acaban las vacaciones no favorece el afrontar a la nueva rutina.

También es importante no dar consejos sin saber las razones de su estado. Explorar sus miedos para poder ayudarle de manera más adecuada. Transmitir cariño, apoyo, entender y escuchar.

La actitud positiva, sacar lo bueno de la rutina escolar, los viejos amigos, los nuevos amigos, apuntarse a algún extra-escolar que al niño pueda interesar, compartir sus experiencias vacacionales, volver a hacer deporte, y hablar de las cosas nuevas del curso para motivarle.

Por último, y no menos importante, al igual que los adultos es aconsejable volver mínimo un par de días antes de empezar el curso, para poder adaptarse adecuadamente, sobre todo a los horarios, hacer que se acuesten y se levanten a horas próximas a lo que será su rutina escolar, para que se vayan familiarizando poco a poco, y no de golpe.

Hasta aquí la entrada del síndrome post-vacacional tan relacionada con el mes de septiembre y con la transición de verano a otoño. Espero que si alguno de mis lectores se encuentra en esta situación le pueda ayudar la lectura y pueda afrontar la rutina un poco mejor.

¡Que tengáis un buen final del día de este primer día de otoño 2016!

 

 

Anuncios

26 comentarios sobre “Síndrome post-vacacional, todo lo que necesitas saber

  1. Septiembre marca un hito de fin de vacaciones y el otoño lo confirma. Lo importante es la actitud y cuando nos dé nostalgia de las últimas vacaciones, siempre puede soñar planeando la próxima escapadita 😀

    Le gusta a 2 personas

  2. No es por poner dientes largos, pero yo… ¡estoy de vacaciones ahora! 😀
    Aunque, claro, también tendré que volver. Y tendré el síndrome… Ains.
    Bueno, también es cierto que no me afecta mucho; tengo suerte en ese aspecto. ¡Ánimo a todos los que se hayan incorporado!

    Le gusta a 1 persona

  3. Soy un poco rara, suelo volver contenta al trabajo, me organizo mejor y estoy mejor anímicamente. Es quizá porque suelo coger períodos cortos de vacaciones y cuando termino uno lo que pienso es que me falta poco para el siguiente…
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo no lo describiría como ”rara” la verdad es que lo bueno que tiene el trabajo es el tener una rutina y una organización en el día a día, además se nota que también te gusta tu trabajo (y eso es muy importante). También el coger períodos de vacaciones cortos me imagino que ayudará a no ”despendolarte” mucho de los horarios y de desconectar totalmente, por lo que la vuelta se hace mejor, y si además coges vacaciones más o menos seguidas pues es estupendo. Muchas gracias por tu visita y tu comentario.
      Saludos.

      Le gusta a 2 personas

  4. Hooola

    Este es el enlace que vas dejando cuando vas por los blog de los demás, y les dices “me gustas mucho, trucho”

    http://en.gravatar.com/unachicatrotamundos

    Como verás, no hay forma de encontrarte a no ser que se realice una búsqueda exhaustiva…,
    Soy de la opinión que deberías rellenarlo correctamente, y ese enlace funcionará
    algo parecido a esto:
    http://en.gravatar.com/lahetera
    No hace falta que pongas el teléfono juas media interné o más, querrá viajar contigo…

    Kissss y Kissss

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola!
      No es un enlace que voy dejando, simplemente es el gravatar que todos tenemos en WordPress, que si no tengo entendido mal es como un perfil.
      Tienes razón que no estaba rellenado correctamente, y hasta que no he visto el tuyo no sabía que se podían poner enlaces y rellenar el perfil correctamente.
      Pero gracias a ti, me he tomado un tiempo para rellenarlo y ya se encuentra completo.
      Muchas gracias por tu información, porque la verdad no sabía que se podían poner tantas cosas, y tienes razón que era difícil de llegar a mi blog.
      Gracias por tu visita y por tu comentario.
      Saludos.

      Le gusta a 2 personas

  5. ¡Hola! Pues pienso que hay diversos factores que influyen en la manera como una persona se siente cuando regresa de un viaje (o de vacaciones, como se quiera ver). Desde el momento en que alguien espera con ansias el inicio de las vacaciones, ya se puede visualizar que algo no anda tan bien en la vida diaria. Y es que ese viaje puede ser visto como un escape, pero ¿un escape de qué? Como leí en tu escrito, y estoy de acuerdo, llevar una vida activa es una de las mejores cosas que se pueden hacer para mantener la energía en el andar cotidiano. Al menos, es lo que intento hacer. No cierro mi mente a diversas cuestiones que llaman mi atención y voy tras ellas, por decirlo de alguna manera.

    Sin embargo, sé muy bien que tiene que gustar hacerlo. De lo contrario, como la mayoría de personas (me parece), luego del trabajo solo toca ver televisión, comer y dormir hasta el día siguiente. Y el fin de semana, salir el sábado por la noche y descansar todo el domingo. Hay una doble rutina allí: la del trabajo y la de la vida personal, una doble rutina asfixiante a la larga. Pienso que hay que tener suficiente apertura mental para darle el valor que se merece a cada actividad sencilla que se puede realizar en el cotidiano. Lee un libro interesante en lugar de ver un programa televisivo que no aporta nada a la mente; anda también al teatro y no solo al cine; no solo juegues fútbol y sal a correr solo mientras reflexionas sobre tu vida o, simplemente, pon en blanco tu mente y disfruta de la brisa que cae en tu rostro mientras corres; no vayas de viaje solo como turista, sino busca nuevos caminos y anda a lugares a los que pocas personas van. En general, busca que cada aspecto de tu vida genere satisfacción emocional y que no quede solo en lo más básico, como comer o ver un programa cómico para “relajar”, por ejemplo.

    Para mí, cada trabajo en que he estado ha sido una oportunidad de conocer nuevas cosas y realizar diversos aportes a quienes se sirviesen de ese trabajo. Ese tipo de detalles tienen valor para mí, aunque sé que hay muchos tipos de trabajos (y de jefes) que pueden muchas veces hacer la vida difícil. Sí, he tenido que renunciar, pero quizás fue lo mejor en su momento. Al final, somos lo que somos por nuestras decisiones y experiencias vividas, y no debemos nunca dejar de buscar nuevas oportunidades. La idea central es salir del círculo en el cual el trabajo es una condena de la cual hay que librarse para luego volver a ella. De propia experiencia sé que, cambiando el enfoque con que se visualiza la propia vida, empieza a cambiar poco a poco todo. En ese sentido, a partir de mayo del 2014 mi vida empezó a dar un vuelco tremendo por un cambio de enfoque que decidí tener, algo que ya venía meditando desde antes.

    Y bueno, esa es mi opinión. ¡Saludos!

    Le gusta a 2 personas

    1. Yo estoy muy de acuerdo contigo con el tema de que muchas personas que llevan una rutina asfixiante de trabajo, que van cansadas diariamente, y luego del trabajo solo toca ver televisión, comer y dormir hasta el día siguiente. Y el fin de semana, salir el sábado por la noche y descansar todo el domingo. Prácticamente solo viven para trabajar, y pienso igual que tu que valorar pequeños momentos del día a día ayudan a llevar una vida un poco mejor, y también la manera de ver las cosas cada día, el enfoque como dices tú. Muchas gracias por tu gran comentario y tu reflexión, me encanta que me comentéis cosas y poder ver otros puntos de vista. Saludos.

      Le gusta a 2 personas

  6. Muy interesante, me hizo acordar a una compañera de trabajo que recien dijo “La desgracia de que es lunes” y pude relacionar tu escrito sobre el periodo post vacacional con el periodo post fin de semana y como los habitos hacen que esas dos aparentes realidades distintas no tengan una relacion destructiva sino al contrario.
    Gracias!

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, también sería como una vuelta a la rutina después de un fin de semana. Los lunes siempre son odiados por mucha gente, la vuelta a la rutina golpea a muchos, pero enseguida la persona va haciéndose a la rutina con positivismo y fuerzas. Estoy muy de acuerdo con tu comentario, muchas gracias por visitarme.
      Saludos!

      Le gusta a 2 personas

  7. A veces se genera una especie de síndrome previo que sería como creer en la magia de la Navidad y que los milagros suceden en vacaciones. Se supone estaremos mejor de ánimo, más relajados, conectados, amorosos. Pero la realidad es que hay que adaptarse a una falta total de rutina o quizá rutinas diferentes. Si hay un mal vínculo en la pareja no va a surgir el milagro espontáneo de la resolución. Esto significaría que existe la creencia de que en la pareja algo no funciona y quizá la responsabilidad está en el estrés laboral, que es otra cuestión diferente. El exceso de expectativas irreales solo lleva a una mayor frustración. Los cambios se producen de adentro hacia afuera y gracias a un profundo trabajo interno. Y es bueno regresar a las rutinas de todos los días con cierto tiempo previo porque si no el impacto es difícil de procesar, como bien planteas tú. Muy buena entrada 🌟

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s